jueves, 8 de agosto de 2013

Capitulo 6 [Louis y Alisson]


-Lo-ouis.-tartamudeo.

-¿Y tu quien eres?-pregunta Marco.

-Su amigo, y como le pongas la mano encima... Te las verás conmigo.-dice poniéndose detrás de mi.
-Tranquilo, mis manos ya han estado en ella... –sonrie Marco, superiormente.

Louis encendido se abalanza y le pega en toda la cara. Marco no se queda atrás y tambien le da.

-Parad. -no me hacen caso. ¡SOCORRO, POR FAVOR! SE VAN A MATAR.

Un hombre los separa y coge a Marco. Louis se iba a abalanzar otra vez pero lo cojo y le miro.
-Louis...-Me pongo delante de él, pero no me mira. Sigue mirando a Marco-Louis, mírame.-le cojo la mano y me mira apenado.-dejalo ¿vale? Aprenderá su merecido cuando vuelva a España. ¿Verdad que sí Marco?-digo mirando a Marco.

-Vamos cariño... Solo esta vez, está será la última.-dice Marco suplicando.

-No, así tendrás tu merecido.-digo secamente.

-Pero...-estaba asustado.-si vuelvo me matarán…

-No puedo hacer nada, huye de ellos.-le digo, dándole una idea.

Y me fui, cogiéndole la mano a Louis. Estaba sangrando.

Dios Louis... ¿Porqué has hecho eso? Era de noche. Lo llevé a la habitación del hotel. Allí estaba Megan.

-¿Que quería ese capullo?-dice Megan cuando abro la puerta y ve a Louis.-Dios mio Louis, ¿que ha pasado?

-Megan, necesito curarle. Dejanos unos minutos.-le digo desesperada. Louis no paraba de sangrar.

-Está bien, voy a casa de mi novio.-dice saliendo por la puerta.

Cojo las cosas para curar a Louis y me pongo delante de él. Le ha dejado la cara llena de sangre.  Marco estaba peor que él.

Me acerco y le quito la sangre de la nariz y ahora le voy a curar el labio.
-No entiendo porqué lo has hecho, no deberias haberlo hecho...-digo curándole.

-No se lo que te pasa conmigo...-se queja por el labio. Le duele cuando habla.- No quiero...

-Shh...-le detengo para que no hable.

-Pero...-me interrumpe.

-Calla...-le sonrio.-Todo esta bien ahora.-le beso la mejilla.-Gracias. Eres mi héroe.

-Pues tendrás que recompensar a tu héroe, ¿no crees?-dice dándome una sonrisa coqueta.

-Ya lo veremos.-digo guiñándole un ojo.

 -Y bueno ¿Que queria Marco?-dice mirándome atentamente.

-Dinero.-digo secamente. Marco siempre quería lo mismo.

-¿Dinero? ¿Para qué?-dice preocupado.

-No es algo que me guste hablar Louis.-digo acabando de curarle el labio. Me quedo mirándolos y quito la mirada.

-¿Porqué no cogias el telefono? Ayer fue todo genial y hoy no contestas... ¿Que he hecho? .-me coge de la mano y me mira.

-Yo...-susurro.

-Estaba destrozado, preocupado...-me detiene.- ¿Que esta mal?

-T-tengo miedo.-tartamudee.

-¿Miedo de qué?-dice acariciándome la mejilla.

Sueltalo Alisson.

-De volverme a enamorar.-digo con la voz quebrada.

-¿De quien? ¿De Marco?-dice preocupado.

-No. Él ya no me importa, ya lo has visto.-digo quitándole importancia.

-¿De quien entonces?-me pongo roja.

¿Debería decirselo...?

-Es que...-tartamudeo.

Me coge la mano con más fuerza, él tambien estaba nervioso.

-Bueno... Me gusta un chico.-contesto sonrojada.

-Eso es un gran comienzo. ¿Te gusta mucho ese chico?-dice haciéndome reír.

-Sí, muchísimo.

-¿Por qué letra empieza?-dice curioso.

-No te lo puedo decir. Si te preguntará a tí me dirias lo mismo.-digo nerviosa.

-Tienes razón.-ríe.

Capitulos 5 [Alisson y Louis]

*Alisson*

¿Alisson, que mierdas estas haciendo? Me gusta besar a Louis... Pero... No quiero estar con nadie... No quiero que me vuelvan a hacer daño.

*Louis*

-Louis... Creo que debería irme. No me encuentro muy bien.-dijo distante.

-Um... Claro, te llevo.-le digo cortésmente.

La llevé a la habitación del hotel.

-Bueno, gracias por esta noche, ha sido todo muy romantico.-dice ella sin mirarme. Algo iba mal.

-No hay de que.-digo acercandome a ella con la intención de darle un beso en la mejilla, pero me da un beso a la mejilla.

-Bueno, tengo que irme.-dice dándose la vuelta hacia la puerta.

-¿Te llamo mañana?-digo esperanzado.

-Si, claro.-dice poco convencida. Pero le quité importancia

Salí del hotel con una cara de embobado, la había besado.

*Alisson*

Esto no estaba bien, definitivamente no estaba nada bien... ¿Alisson, aun no has aprendido la leccion?

Me fuí a la cama y me quedé dormida.

(Al dia siguiente)

Mi movil sonaba toda la mañana. Era Louis, no quería cogerle el telefono. Miles de mensajes sonaban en mi contestador.

"-Alisson, no sé que te he hecho, pero lo siento. Ayer me lo pase muy bien contigo, no se lo que pasa, pero necesito verte, no me ignores porfavor... Llámame."

Rompí a llorar. Llamé a Megan, que estaba en casa de su novio.

-¿Que pasa princess?-dice por la otra línea.
-Megan...-digo sollozando.

-¿QUE TE PASA? VOY AHORA MISMO, LLEGO EN DOS MINUTOS, ESPERAME.-dice preocupada.

Y colgó. Tardó unos cinco minutos en llegar. Su novio estaba estresado, habian llegado con el coche volando.

Megan, al entrar me abrazó y me dió un beso en la mejilla.

-¿Que te pasa? ¿A sido Marco?-dice realmente preocupada.

Niego con la cabeza.

-¿Entonces que pasa?-dice abrazandome.
-Louis...-le digo con la voz quebrada.

-¿Que te ha hecho? Mira que le...-dice ya con enfado.

-No, no ha hecho nada, pero no quiero verle... No quiero volverme a enamorar...-digo llorando.

-No, no, cariño... Otra vez no... Yo voy a estar aquí, vas a olvidarte de él, ya lo verás.-dice acariciándome el pelo.

De repente un mensaje me llega de otro contacto.

"Voy a buscarte a tu hotel. Nadie ni nada me va a impedir hablar contigo. Necesito hablar contigo. Te necesito."

Mi cara estaba blanca...

-¿Marco?-susurro.

-¿Que pasa con él gil..?-dice enfadada.

De repente suena la puerta, Megan la abre y cuando iba a entrar Marco, cierra la puerta en su cara.

-Auch... Duele.-dice Marco sobándose la cara.

-¿¡QUE DUELE!? ¿¡QUE DUELE!? NO ME VENGAS A DECIR TU LO QUE DUELE O LO QUE NO DUELE...-dice Megan gritando.

-Megan, ahora vuelvo, necesitamos hablar él y yo... Enseguida vuelvo.-digo secándome las lagrimas de antes.

-Como la toques... Uy como la toques...-dice amenazándole.

Marco y yo salimos del hotel y paseamos por las calles, hasta llegar a la fuente que estaba con Louis. Me acuerdo cuando estábamos los dos allí.

-Te ves un poco... ¿Mal? Pero sigues estando muy buena-me sonrie.¿Y eso es un cumplido?

-Fue por tu culpa... Estoy asi por ti.-no puedo confiar en nadie mas por tu culpa.

Me toca la mejilla.

-Sé que aun me quieres... Podriamos arreglarlo...-dice con una sonrisa sexy.
-¿Cómo?-le miro a los ojos.

-Vente conmigo a España.-sonrie y se acerca a mí.

Me acerco a sus labios y él sonrie...

Cuando estamos a punto de besarnos le doy una bofetada y una patada a los huevos.

-Tú, lo que eres es... ¿Crees que me voy a olvidar de lo que me hicistes tan facilmente? ¿eso crees?-digo furiosa.

-Pues... si...-dice convencido.

-Pues te equivocas, yo no soy ninguna de tus putitas que te acuestas cuando te da la gana...-digo empujándolo.

-Pero tú aun me quieres...-me dice. De poco me río antes su comentario. ¿De que iba este?

-Y tú aun me necesitas... ¿O no lo recuerdas? Seguro que has venido aquí por eso, por que me necesitabas... ¿Pero sabes una cosa?-niega con la cabeza.-Pues te la voy a decir... Vete, a, la, mierda.-y le doy una bofetada.-Ciao Marco, mandale recuerdos a tus amiguitos.-le digo adiós con los dedos.

Marco me seguía con la cara blanca.

-Por favor solo está vez... Una vez mas y te dejo en paz...-dice suplicándome.

-No Marco, púdrete en lo que te has creado tu solito.-le saco la lengua.

-Por favor amor.-dice cariñosamente acercándose a mi.
-Ni amor ni nada, no me llames así nunca más...-digo retrocediendo.
-¿O sino que gatita?-dice sonriendo y acercándose mas.


-O sino te pegaré una paliza.-dice una voz detrás de mí. Me pongo rigida.

sábado, 18 de mayo de 2013

Capitulo 3 [Gwen y Liam]

Eran las 9 cuando Angel me desperto para que me diera tiempo a arreglarme, no me creia que Liam Payne viniera a buscarme a las 11!  Me levante y me duche en 10 minutos, me alise el pelo y me vesti con mis tejanos, mi camiseta favorita y mis converse; las adoraba. Desayune dos galletas porque los nervios me habian quitado el hambre y a las 11 en punto llamo a la puerta. Yo corri a abrir.

-Hola!-dije sonrojada
-Hola preciosa, como has dormido?-me dijo dandome un beso en la mejilla
-Genial, mejor imposible-dije todavia mas sonrojada
-Perfecto, haber donde quieres ir?-dijo abriendome la puerta del coche
-Nose, Sorprendeme!
-Mmm es un reto?
-Segun como te lo quieras tomar...

Liam entro en el coche y fue en direccion a algun sitio

*Liam*

Mientras conducia mis pensamientos estaban en otro sitio...Solo podia pensar en lo guapa que era, en esos ojos tan bonitos, en su sonrisa. La conocia desde hacia un dia, pero no podia separarme ya de ella.

-Ya estamos llegando-
-Pero si esto esta muy apartado de la ciudad,mejor dicho, es un bosque!
-Ahora te tapare los ojos y te llevare hasta donde queria llevarte, tu solo espera-

*Gwen*

Me tapo los ojos con una cinta y me llevava nose donde, estava muy nerviosa porque no habia estado con nadie de esta manera y no sabia como actuar.
Porfin me quito la cinta...

-Pero, pero es precioso-dije alucinando. Era un pequeña casita al lado de un lago, todo de cuento y en la mesa de fuera estaba todo preparado
-Hola! Oiii, pero que monos...-dijo niall apareciendo por la puerta
-Niall, nia..Niall Horan esta delante mio!!!!!??-dije gritando y sin creermelo
-Niall, te lo dije...No me quiere...-dijo mirandome con cara de pena
-Ai, pero que tonto! Claro que te quiero-dije sin pensar y le di un beso en la nariz, Liam se sonrojo
-Bueno pues os dejo solos, que solo he venido a preparar el desayuno, ya sabes... Yo y la comida..-dijo dandome dos besos
-Encantada de conocerte Niall, uff no me lo creo jajaja-dije emocionada
Niall se fue, y nada mas perderlo de vista Liam me cojio en brazos y me llevo hasta el porche, era todo de cuento
-Bueno princesa, esperaba que tuvieras hambre y le pedi a Niall que cocina mejor que yo que preparase algo mientras te traia...
-Jo, pero que mono que eres- dije abrazandole

Pasamos toda la mañana en la casita, y fue todo super bonito, Liam me cojia cada dos por tres y me abrazaba, me llamaba princesa y todas esas cursiladas que  nunca habia soportado que me dijeran pero que en aquellos momentos adoraba.


domingo, 28 de abril de 2013

Capitulo 4 [Louis y Alisson]

*Louis*

-Lo sé.-digo. Silencio incomodo. Vamos Louis, saca un tema sin piciarla, tu puedes.

-Bueno, no todas las personas son tan mentirosas, yo por lo menos lo he admitido.-dice ella.

-¿El que Alisson?

-Ya sabes... ¡Aiss no me pongas nerviosa Louis!

Solo le pude sonreir, y ella me correspondió la sonrisa. Esta chica es maravillosa, aun no me creo que esté aqui con ella, en mi coche. Dios solo sabe lo que hariamos en el coche. ¡LOUIS YA! Malos pensamientos fuera, ella es perfecta, y no es solo de una noche, no como las demas.

-Louis...

-Dime Alisson-dije mirandola.

-¿A que te referias a lo de que no le diera vueltas a todo?

-Bueno... Ya sabes, piensas mucho en lo que podria ocurrir, solo deja que fluya y ya está.

-Ya pero...

-Pero...

-Nada, tienes razon, tengo que dejarme llevar.

-¿Sabes qué? Harry pensaba que eramos novios, todos lo piensan...

-Pero si nos conocemos poco, ¿un día?

-Pero es como si te conociera de toda la vida Alisson.

-A mí me pasa lo mismo contigo, eres como si fueses un hermano.-Hermano, eso ha dolido.

-Ya bueno, soy amigable con las personas.

Se quedó callada, no sé porque, entonce yo tambien, hasta que llegamos al restaurante. Era un restaurante que al lado habia una playa, queria causarle buena impresion a Alisson.

-Dios mio, esto es precioso Louis...-dice dandome un beso a la mejilla.

-Me lo dijo Niall, dice que la comida esta buenisima.

*Alisson*

Esto era impresionante. La playa, un restaurante precioso. Esto es lo mas romantico que han hecho por mi en mi vida.

Nos sentamos en la mesa, y ahora me doy cuenta de que no hay nadie en el restaurante, solo él y yo y los camareros.

-¿No me digas que has reservado todo el restaurante?

-Sí, es que...-se empezó a poner nervioso.

-Shh... No digas nada, es muy bonito de tu parte.

-¿Te he dicho que estas preciosa?

-No todos los dias se cena con una superestrella, Señor Tomlinson.

-No soy tan mayor...

-Ya, pero si mayor que yo.

-Solo un poco, pero la edad no importa.

-Ya, la edad no importa...

Por un momento me quedé mirando sus preciosos ojos.

-¿Estas bien? Te veo pensativa...

Mierda ¿ahora que le digo?

-Es que... Tengo ganas de ir al lavabo, ¿sabes donde esta?

-Si, allí.-dice señalandome el baño.

Entro corriendo y me abanico.

Dios mio Alisson, pareces un tomate, relajate... Respira, no va a pasar nada.

-Nada que no quieras-Dice mi subconsciente.

-Callate.-le digo yo.

Vamos Alisson, relajate... Relajate... Ahora vas a salir ahí fuera y vas a estar normal.

Llegué a la mesa.

-¿Y que hay para cenar aqui?-le digo con una sonrisa.

-Pues lo que tu quieras. ¿A que hora tienes que llegar a casa?

-Antes de las 12, o me convierto en calabaza.

-Bueno nos da tiempo de cenar y dar una vuelta por la playa. ¿Que te parece?

-Me parece perfecto.

Cenamos y nos ibamos contando cosas, nuestra infancia, nuestros problemas... Estabamos en la playa, en la arena. Me contó todo lo de Eleanor, y que luego lo pasó fatal y que estuvo un tiempo acostandose con chicas que encontraba. Estaba borracho, eso lo hacía olvidarse de todo.

No sé porque, pero en gran parte me recordaba a Marco. Pero él no es así, él no la traicionó, se acostó con las chicas fuera de la relación, pero ¿y si yo tambien era una de esas chicas?

-Bueno, cuentame algo de tí. ¿Que hay de tus padres?-me pregunta.

Trago en seco...

- Bueno... Ellos... Me querían mucho...

-¿Te querían?

-Sí, murierón. Es que ellos... Me salvarón la vida. Estabamos en un parque de atracciones y me intentarón secuestrar y mi padre le pegó al secuestrador. Pero... El secuestrador tenia una pistola y le disparó a mi padre... Mi madre me dijo que corriera, y yo corrí. Luego escuché un disparo. Era mi madre, tambien había muerto. Ellos dierón la vida por mí... No.pude hacer nada... Alomejor si yo...-dije llorando.

-Shhh... No digas nada.-dijo secandome las lagrimas y mirandome a los ojos, yo le miré pero luego agaché la cabeza.

-Tal vez, si me hubiera puesto delante de mi padre... Tal vez estuvieran vivos. Si me hubiera llevado con él...

-Cállate, no lo digas Alisson...

-Es que podrían estar aquí.

-No digas eso...

-Preferiría haber muer...-pero no pude terminar, ya que Louis me había besado. Y yo como una tonta estaba de piedra. Al ver que no le correspondia el beso se separó y me miró triste.

Entonces fuí yo la que lo besó. Sentía mariposas que nunca había sentido en mi estomago. Me separé agitada.

-¿Que ha sido eso?-le pregunto.

-No lo sé... Yo solo, ibas a decirlo, y yo... No quería oirlo... Y te he besado... Yo, te juro que no quería... Bueno en realidad lo deseaba, llevo todo el rato pensando cuando besarte... Pero no quería ahora, pero te he visto triste... Y...

-Oye, te mentiría si te dijera que no queria que me besarás Tomlinson.

sábado, 27 de abril de 2013

Capítulo 3 [May y Harry]


*Narra May*

Lo primero que escuché al despertarme eran los gritos y gallos de Sarah, estaba gritando y escuchando música de su grupo favorito, recordé a Harry. Tal vez había sido un poco dura con él pero, para nada quería tontear con un chico famoso que pensara que podría conseguirlo todo por ser como era en el momento. Vale que yo era una chica más bien normal, pero no era fácil, con nadie.
Alcé la vista, miré el reloj, aún era pronto. Después observé el calendario. Las lágrimas comenzaron a deslizarse por mi rostro, era imposible, seis años. Seis años desde la muerte de mis padres. Entró Rosie.

—Nos tenemos que ir, hermanita.
—¿A dónde?
—No se, dice la tía Caroline que tenemos que irnos.
—Yo prefiero quedarme aquí.
—Vale, ¿has estado llorando?
—Si.
—¿Por qué?
—¿No recuerdas?
—No, si me lo dijeras a lo mejor.

No se acordaba, decidí que mejor era que no se acordara por lo que me puse en pie y tapé el calendario poniéndome delante, la empujé hacia fuera de, cuarto diciéndole que no se preocupara y que bajara ya, porque llegaría tarde a lo que había dicho mi tía que debían ir.

—¡May, nos vamos!¡Estaremos aquí para la hora de comer, aprovecha para ordenar tu cuarto!
—Vale, ¡hasta luego!
—¡Y no te vayas por ahí!
Escuché la puerta cerrarse con un sonoro portazo y por la ventana observé como el todo terreno de mi tía se alejaba. Hice justo lo que me dijo que no hiciera. Me duché rápidamente y me vestí. Me puse unos vaqueros, una camisa de cuadros en tonos verdes y una camiseta básica bajo esta. Calcé mi botas y salí a la calle, una bocanada de aire frío me dio en la cara, era un día nublado pero no hacia más frío que el del viento que soplaba frecuentemente. Cerré la puerta a mis espaldas y comencé a caminar por las calles, sin pensar a penas donde iba. Mi mente sólo la ocupaba el recuerdo de mis padres y eso no cambiaría. Las lágrimas no paraban de caer por mis ojos, y yo no paraba de limpiarlas con la manga de mi camisa.
Comenzó a llover, y por mi grandísima suerte yo no llevaba paraguas, y aún mejor, estaba en medio de un gigantesco parque. Avisté un gran árbol con un banco abajo y me decidí a correr hacia allí. El agua apenas me caía bajo ese árbol y agradecí que estuviera ahí. Me encogí en el banco, escondiendo la cabeza entre las piernas. Estaba claro que toda la mala suerte del mundo se había centrado en mi, especialmente aquel día. Seguí llorando encogida en el banco. Una mano se posó en mi hombro.


*Narra Harry*

Obligado por Zayn monté en el coche, todos estaban demasiado ocupados por lo que yo tenía que acompañarle a casa de su nueva novia, porque nos iba a hacer de guía por Dublín o algo así.
—Aún no se porque he venido.
—Porque eres un genial amigo.
—Más bien por obligación.
—También. Te encantará, y tiene una amiga muy maja... Paola creo que se llama.
—Oh estupendo, ahora también resulta que tendré que salir con esa tal Paola ¿no?
—Nadie te ha dicho que tengas que salir con ella, pero si la conocieras te gustaría, seguro.
—No quiero conocerla, no me va a gustar, no me gusta nadie.
—Eso no es propio de ti, Harry rompe corazones Styles.
—Cállate.-le di un puñetazo en el hombro y me reí.
—Tú estás tonto, ah no, ya se que te pasa, no quieres conocerla porque... ¡Ya te gusta otra!
Se me encendieron las mejillas.
—¡No me gusta otra!
—Si te gusta, a mi no me engañas.
—Bueno vale, me gusta un poquitín una chica.
—¿Y cómo es ella?¿Está buena?¿Tiene unas gigantes tetas operadas?
—¡No! O sea, no me he fijado en eso, por primera vez no me he fijado en eso.
—¿Y qué la hace tan especial?
—Que creo que me odia.
—Oh, todo un partidazo de chica, si eso la invitamos a tomar el té y podemo... ¡Aquí es!

Bajamos del coche y nada más llamar nos abrió una chica rubia con aspecto de loca que llevaba un martillo en la mano.
—¿Es esa tu princesa?
—No, no, esa es... Su amiga.
—Oh vale, recuérdame que te mate.
—Seguro que te lo recuerdo.
Una chica de pelo rizado con una toalla enrollada salió del baño, mientras la primera con el martillo en la mano entraba y atizaba con él al jacuzzi. Después de ello, se acercó a mi, me abrazó y cayó al suelo desmayada.
—Bueno... Yo creo que me voy a ir...
—Vale, mientras yo me quedaré aquí.
—No hagáis cosas malas eh.
—No haremos nada.-dijo la chica de pelo rizado casi bufando.
Salí de la casa y comencé a caminar, sabía donde encontrar a Liam así que atajé por un enorme parque. Las gotas de lluvia comenzaron a caer, cada vez más abundantes. Me metí bajo un árbol y saqué el móvil para llamar a Liam.
—Liam, ¿podrías venir a por mi?
—Claro, ¿dónde estás?
—En un parque muy grande, cerca de la casa de la "amiguita" de Zayn.
—¡Se donde es!-dijo Niall de fondo.
—Estupendo, voy de camin...-dejé de prestar atención cuando vi a una chica, encogida sobre un banco bajo un árbol no muy lejos de donde yo me encontraba. Tenía la cabeza escondida entre las rodillas.
—Adiós.-dije colgando.
Me acerqué un poco más a donde la chica estaba. Me resultaba familiar, y aún más cuando alzó la mirada por unos segundos volviendo a esconderse en sus rodillas, May.
—¡HARRY!
—Shhh.-le dije a Liam.
—¿Qué pas... Oh, ¿quién es?
—Una chica.
—¿La conoces?
—Si.
—¿Te gusta?
—Un poco, pero me odia.
—¿Qué le pasa?¿Es retrasada? ¡Eres Harry Styles de One Direction!
—Ya se quien soy. Y eso la hace especial, no sabía ni quien era y cuando se dio cuenta le caí aún peor.
—Oh, es un amor.-dijo irónico.-¿Y por qué no buscas una chica que te quiera?
—Porque no sería un reto.
—¿A qué te refieres?
—Mira, si consigo en esta semana que salga conmigo, si consigo que esté conmigo... Me dejas tu coche, para lo que quiera y si no lo consigo...
—Te corto el pelo, todos tus preciosos rizos.
—Hecho.
—Esto no está bien...
Me senté junto a ella en el banco y apoyé mi man en su hombro, ella sobresaltada pegó un brinco y me miró mientras se limpiaba los ojos con las mangas de su camisa. Me levanté de nuevo.
—¿Tú me persigues o algo?
—Claro, te puse un GPS para saber donde estás a cada momento.-puso los ojos en blanco.
—¿Qué quieres?
—¿Por qué llorabas?
—He dicho que qué quieres. Y no lloraba.
—Lo que quiero es a ti, pero eso no será posible ¿adivino?
—Si, adivinas, así que déjame en paz, estoy ocupada.
—Oh si, ocupadísima.
Se sentó de nuevo y volvió a esconder la cabeza. Estaba haciendo mal, me veía sin rizos.
—¿Puedo sentarme?
—Es un país libre, haz lo que quieras.-dijo, me senté junto a ella.
—¿Por qué eres tan borde?
—¿Por qué te importa tanto mi vida?
—Ya te lo he dicho, me gustas. Quiero conocerte.
—¿Conocerme?
—Si, conocerte. Quiero que me des una oportunidad, que sepas como soy en realidad.
—Una oportunidad.-se quedó en silencio un momento.-vale, pero sólo una, yo no soy fácil, señor Harry estrella de 1D Styles. Como si nos acabáramos de conocer en este momento, ya que no empezamos bien.
—Vale, y ahora supongo que lo de ocupada más bien es que no tienes paraguas y querrás volver a casa para comer, señorita borde.
—Idiota.
—Gracias.-sonrió por momento.
Subimos al coche, Liam arrancó sin decir palabra y la llevamos a casa, antes de bajarse cogió mi móvil y escribió algo, su número.

[Niall y Lucy] Capitulo 6.

Niall.

Los chicos se dirigieron detrás del escenario arrastrando a Louis, que les regañaba por haber interrumpido su conversación con Alisson. Me alegraba verle feliz de nuevo. Yo, por mi parte, no había dejado de pensar en Lucy. Esa chica tenía algo que... Sacudí la cabeza cuando Paul me dio un empujón y me mandó al escenario. Salimos corriendo y comenzamos a cantar. Na na na. La canción terminó y el concierto continuaba. Mientras cantábamos Moments, justo antes de llegar a mi solo, la vi. Lucy estaba en primera fila con la boca abierta; me miraba. Genial, ya había descubierto quien era yo. Me quedé mirando sus ojos verdes que brillaban bajo las luces, embobado, y solo cuando Liam me dio un empujón me di cuenta de que Harry estaba cantando mi solo. Me había concentrado tanto en ella que había olvidado que estábamos en un concierto. Sonreí tímidamente hacia ella y volví a concentrarme.
No volví a equivocarme ni una sola vez más, y por suerte los chicos se fueron corriendo nada más acabar el concierto, por lo que no les dio tiempo a preguntarme qué me había pasado. Pero hubo alguien que si me pilló: Paul.
-¿Qué narices ha sido eso? -preguntó enfadado.
-Lo siento, me distraje. No volverá a pasar.
-Más te vale.
Me escabullí de su regañina y me monté en el coche. No me apetecía nada ir a casa, asi que cogí un desvío y me dirigí a Nando's. Cuando paré el coche llamé a Liam.
-Hola Liam, estoy en Nando's, ¿venis a tomar algo?
-Claro, en un rato estamos allí. Por cierto, ¿qué te ha pasado?
-¿A mí? ¿Qué iba a pasarme? Nada, ¿por qué? -me puse nervioso.
-Ya te lo sacaremos cuando lleguemos a Nando's y tengas un enorme plato de comida delante de tí. Siempre hablas como un loro cuando comes.
-Eres una mala persona -dije poniendo voz de pena.
-Lo se -rió-. Otra cosa más, ¿sabías que Zayn es idiota?
-Eso no es ninguna novedad -oí que Zayn se quejaba por detrás-. ¿Por qué lo dices?
-Porque ha conocido a una chica y le ha pedido que haga de guía turístico para nosotros porque "no conocemos Dublín".
-¿Qué? -estallé en carcajadas-. Si hemos estado millones de veces aquí, y aunque no lo conocierais, yo podría hacer de guía perfectamente.
-Lo se, pero el amor nos hace actuar como idiotas.
-Y que lo digas. Bueno, daos prisa en llegar que tengo hambre ¿eh? Hasta luego -me despedí y colgué.

Lucy.

Salí del concierto con cara de pocos amigos, y Jenn lo notó.
-¿Qué narices te pasa?
-¿Te acuerdas del chico del que te hable? Pues era exactamente uno de loa cantantes -dije soltando un bufido.
-¿Qué? -dijo parándose en seco.
-Lo que oyes.
-¿Y por qué estás tan enfadada?
-¡Me mintió! -le dije.
-No te mintió, Lucy. Simplemente no te dijo toda la verdad.
-Es lo mismo.
Caminé rápido a casa. Nada más llegar a mi habitación sonó mi móvil: número desconocido. Lo cogí y pregunté quien era.
-¿Diga?
-Hola, ¿Lucy? Soy Niall, ¿te acuerdas de mi?
-¿Qué quieres? -dije cortante.
-Pareces enfadada, ¿te pasa algo? -preguntó mientras masticaba algo.
-¿Tú qué crees? ¿Quién narices eres? ¿No crees que podrías haberme dicho que eras un cantante famoso o algo así?
-¿Qué querías que hiciera? -dijo mientras seguía masticando.
-Pues no se, a lo mejor ¿decirme la verdad? ¿Y quieres dejar de comer? ¿No te han dicho nunca que es de mala educación comer mientras hablas con alguien?
-¿Qué? Tengo hambre.
-Eres idiota -le dije.
-Está bien, perdona. ¿Podemos vernos mañana? Te lo explicaré todo.
-¿No te das cuenta de que no quiero verte?
-Ni siquiera me conoces, Lucy. Dame una semana. Una semana conociéndonos y después desapareceré de tu vida para siempre ¿vale? Solo una semana.
Guardé silencio. Una semana no era mucho, podría soportarlo. Además, si no lo hacía Jenn me mataría.
-De acuerdo, una semana, pero ni un día más.
-Genial, pues mañana a las diez en Main Street. Te dejo, que acaban de llegar los chicos.
-Hasta mañana.
Colgué y solté un gran suspiro. Solo quería que esa semana pasara pronto y que toda esa tontería acabara.

martes, 23 de abril de 2013

Capítulo 3 (Andrea y Zayn)

Siento mucho haber tardado tanto en subir pero es que últimamente no he tenido mucho tiempo. Dejadme en vuestros comentarios lo que opináis <33.

ANDREA.

-No puedo creer que te vayas...- dijo Ana, cabizbaja.
-Tía, tranquila, volveré en cuanto pueda. Además nadie ha dicho nada de que me vayan a aceptar ni nada por el estilo- dije guardando las últimas cosas que me quedaban en mi maleta pequeña de Hello Kitty-. Es sólo un período de prueba.
-Ya, y cuando vuelvas ya te habrás tirado a mitad de la ciudad de Dublín y estarás preñada- puntualizó María.
-Gracias por llamarme guarra, amor- le lancé un beso con la mano. Ésta hizo cogerlo en el aire y metió la última camiseta que me llevaba en la maleta-. Pero te recuerdo que tengo novio. Sí, ese que se pasó cuidándome mientras tuve el accidente.
-Sí, ese pesado que no nos dejaba estar contigo a solas porque se pasaba el rato contigo. ¿Ése?- se burló Ana.
Le tiré una de mis camisetas y la cogió al vuelo.
-No es por nada, pero, ¿qué vais a hacer enamorados? ¿Relación a distancia? ¡VIVAN LOS CORNUDOS!- gritó María.
-No, idiota. Vendrá a visitarme y yo a él. Ya sabes, eso que se hace cuando tienes una relación a distancia y eres mayor de edad- le contesté.
-Uh, uh. La gatita saca las garras. Grr- se mofó María. Ana rió.
-Vosotras lo que sois es unas zorras- les acusé yo.
"Pesadas" me dije a mi misma rodando los ojos. Más tarde, una vez ya habíamos recogido todas mis cosas, nos fuimos al aeropuerto. Nos despedimos rápidamente; el avión salía en quince minutos; me había retrasado. Tras los achuchones que dejaban sin respiración de mis amigas y el "Te quiero mucho" de Nacho me subí al avión. El viaje pasó rápido. Si no contamos las pataditas del niño de detrás y a la bola de sebo que tenía a mi derecha comiéndose una descomunal hamburguesa que me hacía preguntarme "¿Cómo cojones había entrado aquí con la hamburguesa?" Verlo comerse eso me daba angustia así que no comí nada durante el vuelo. Ya estaba allí. La ciudad de mis sueños. Mi ciudad. Dublín. Respiré hondo y con mi maleta me encaminé hacía mi piso compartido con una chica con la que había hablado una vez. También era extranjera, pero no sabía de dónde. Paola, se llamaba. Llegué al apartamento pero no parecía haber nadie.
-¿Hola?- dije.
"Oh, estúpida, habla en inglés" me dije.
-¿Hola? ¿Hay alguien?- repetí, esta vez en inglés.
No parecía haber nadie así que decidí mirar un poco el apartamento. Era más grande que el de antes, eso seguro. Entré en la primera habitación y PUM. Explosión de cosas de One Direction.
-Me persiguen... Esto no es normal- dije, sonriendo.
A María y a Ana también les encantaban y me había dado la lata durante todo el año. Que si Harry cuatro pezones, que si Niall irlandés, que si Louis zanahoria, que si Liam Woody, que si como les ponían los tatuajes de Zayn. DIOS. Me perseguían. Oí la puerta. Un estruendo. Me estremecí. Salí de la habitación y encontré a una chica alta y rubia. Debía ser Paola.
-¡No tiempo para presentaciones! ¡Tú! ¡Venir a concierto conmigo!- dijo la chica, con la respiración entrecortada.
"¿Era esa su forma de hablar inglés o simplemente pensaba que era retrasada?" me pregunté. No me dio tiempo a contestar, me arrastró por la puerta y me metió en un coche. No tenía ningún trauma con los coches pero esta chica me daba mucho miedo. Parecía una loca. Llevaba toda la cara pintada con los nombres de los chicos. Nos costó entrar pero lo conseguimos. Pasamos creo que unas ¿diez horas? No sé, mucho tiempo; demasiado. Habían gritos, lloros, risas. Era una locura. Estábamos en la pista. Muy cerca del escenario. La cosa se llenó más rápido de lo que pensaba. No había empezado el concierto y ya me había cansado de estar de pie. Entonces las luces se apagaron y empezaron a haber destellos. Las chicas, si era posible, se revolucionaron más. Alguien me pisó un pie y me caí. Sin embargo alguien me cogió la mano y me levantó de golpe. Le miré. Era una chica, pequeña y pelirroja.
-Gracias- grité.
Ella negó con la cabeza y me guiñó el ojo. Después del video de introducción oí un ruido y unas luces se encendieron. Los gritos de las chicas se propagaron, y como que no me iba a quedar yo siendo la única sin gritar, grité también. Me sabía las canciones de P a Pa y madre mía. Me quedé afónica. "Culpa de María y Ana" pensé. Hubo en un momento que me pareció mantener una conexión con uno de los chicos, ¿Zayn? creo que era. Pero no, era imposible. Aunque sí que noté que me miraba. O que miraba hacía dónde yo estaba, por lo menos. Cuando el concierto acabó estaba muy cansada. También tardamos mucho en salir. Estaba lleno de gente, aunque ya había acabado el concierto. Fue agotador, aunque, bueno, no me podía quejar; había sido alucinante. De las mejores noches de mi vida. "Cuando se lo cuente a éstas van a flipar". No podía parar de pensar en María y Ana. A la salida, todavía no nos fuimos, no. A la salida volví a ver a la chica que antes me ayudó, estaba con otra chica. Me acerqué.
-Hola, muchas gracias por lo de antes- le agradecí-. Soy Andrea.
-¡Hola! De nada, yo soy Lucy, encantada.
Paola me cogió del brazo y me arrastró hacía donde estaban los chicos. Estaba muerta. Paola empezó a gritar en mi oído. Casi me quedo sorda. Con empujones y pisadas de pies conseguimos llegar a la primera fila para ver a los chicos. Harry se paró en nuestros sitios. Sentía que me iba a dar un ataque al corazón. Joder, Harry Styles. Se hizo una foto con nosotras y después siguió andando. ¿Por qué me emocionaba tanto por ver a unos chicos? Sí, estaba medio-obsesionada con ellos. Pero tampoco me había obsesionado como ni para buscar entradas para uno de sus conciertos. Mientras Paola chillaba y yo pensaba se acercó otro de los chicos. Zayn. Paola le pidió una foto. Zayn nos cogió a ambas por los hombros y sentí electricidad.
-Hola, ¿cómo os llamáis?- preguntó. Mirándome directamente a los ojos.
-Yo Andrea y ella Paola- contesté; Paola estaba en shock.
-Encantado, chicas- nos guiñó un ojo y se fue.
Paola soltó un suspiro. Después nos fuimos a casa. Por fin. Llevaba unas veinte horas sin dormir. No encontrábamos taxi. Estuvimos mucho tiempo esperando. Hasta que para nuestra sorpresa un coche enorme se paró delante nuestro. Bajó la ventanilla. "No puede ser" me dije.
-Hola, ¿ necesitáis que os llevemos a algún sitio? - dijo Liam- PERO NO GRITÉIS, por favor- añadió al ver la cara de Paola.
Ambas asentimos y les dí nuestra dirección. Liam abrió la puerta y se movieron él y Zayn hacía un lado.
-Bueno, ¿qué tal hemos estado en el concierto?- preguntó Liam.
-Pu-pu-pu-pues mu-mu-muy...- empezó a balbucear Paola.
-Ha sido genial; mi voz no estaría así de no ser por vosotros- acabé yo.
Ambos sonrieron satisfechos.
-Oye, ¿mañana tenéis algo que hacer? Es que nos gustaría hacer un poco de turismo por aquí y eso- propuso Liam.
-Bueno, yo no soy de aquí pero sí que sé un par de cosas interesantes que podríamos visitar- contesté.
-Genial, ¿y tú?- dirigió su mirada a Paola.
Ella negó con la cabeza.
-Bueno, ¿a qué hora os viene bien? Para ir a recogeros y eso.
-Hombre, mientras me dé tiempo a dormir. Todo perfecto- respondí.
Liam y Zayn rieron.
-Ya estamos, gracias por el transporte- dije, bajándome del coche.
-¡Espera! Necesitaremos vuestros móviles para contactar- dijo Zayn, no había hablado en todo el rato. Su voz me produjo un escalofrío.
Me sujeté a la puerta haciendo que pareciese casual pero en realidad mi cuerpo se había desestabilizado. Dí un respingo al oír mi móvil. Miré quién era: Nacho. Zayn sonrió al oír mi tono de llamada. Era su novia, obviamente.
-Un momento- dije, descolgando el móvil.
-¿Andrea? Por fin, estaba preocupado, ¿por qué no me has llamado?- me preguntó Nacho, su voz era una mezcla de preocupación y alivio.
-Hola, cielo. Es una larga historia. No te preocupes tanto, ¿quieres? No me va a pasar nada; sólo tengo una compañera de piso que está obsesionada con one direction y, extrañamente, tenía entrada para mí para ir al concierto- le intenté tranquilizar, sin resultado.
-¿Guan qué?
-Déjalo, cielo. En fin, estoy muerta ¿qué te parece dejar esta conversación para mañana?
-Está bien. Te quiero, hasta mañana- dijo antes de colgar.
Iba a encaminarme para ir a casa cuando alguien carraspeó su garganta. Se me había olvidado por completo de lo que estaba haciendo. Paola, sin mi permiso, me quitó el móvil de las manos y empezó a apuntar rápida y ávidamente los números que Liam dictaba.
-Bueno, pues... ¿Nos vemos mañana? Ah, y no filtréis los números por favor- terminó añadiendo Liam.
Asentí y con una rápida despedida de un beso me fui a dormir.

ZAYN.

En un par de horas salíamos y estábamos en los camerinos riéndonos y preparándonos.
-¿Louis Tomlinson? ¡LOUIS TIENE NOVIAAA!-canturreó Niall.
-Iros todos a la mierda- respondió Louis, riéndose.
Me tiré en uno de los sofás que habían en la sala y cogí el móvil.
Mucha suerte en el concierto, Zayn. Te echo de menos. Xx.
Era un mensaje de Perrie. Tecleé rápidamente la respuesta:
Gracias, yo también te echo de menos.  
***


El concierto fue muy divertido, nada nuevo. Tan sólo una cosa... una cara me llamó la atención: era una chica de pelo oscuro y ojos claros cuyos brillaban a la luz de los focos que, como muchas otras, estuvo cantando durante todo el concierto. Sin embargo, decidí no hacerle mucho caso; yo tenía novia, más o menos. Al acabar el concierto, cuando estábamos yendo a los coches, al pasar estaban las típicas fans, esperando; lo típico. Me paré un par de veces y me hice unas fotos con algunas, a parte de dar autógrafos, también me acerqué a esa chica, simplemente quería saber su nombre. Liam y yo íbamos en el mismo coche. 

-Buen concierto el de hoy, ¿cierto? 
Asentí. En ese momento no podía hacer otra cosa que en enviarle un mensaje a Perrie.
"Todo ha salido genial, estoy deseando verte. Te quiero" 
Y le di a enviar. Esperé con ansia mirando por la ventana hasta que encontré la chica, sí, esa chica que había estado observando en le concierto. Parecía estar buscando algo con lo que ir a casa... "¿Por qué no?" Me dije.
-Espera, ¿podemos llevar a esas chicas?- le dije al conductor.
Sin recibir contestación el hombre que conducía paró. Liam me guiñó el ojo y bajando la ventanilla preguntó:
-Hola, ¿ necesitáis que os llevemos a algún sitio? 
  ***
-¿Por qué cojones les has pedido a esas chicas que nos hagan de guías turísticas si Niall lo podría hacer perfectamente?- me dirigí directamente a Liam.
-Mmmm, buena pregunta..., tal vez..., porque le estabas poniendo ojitos a esa chica- se curvó la comisura del chico.
-Sí, claro. Le estaba poniendo ojitos. Ajá, claro Liam...
-Oh, vamos Zayn. Si es que no podías apartar tus ojos de ella...
-Sí, de ella y de sus tetas...
Liam abrió sus ojos como platos y yo reí.
-Hombre, hay que aceptar que la chica está bien dotada.
Liam empezó a reír junto a mí hasta que el teléfono móvil de mi amigo sonó en su pantalón. 
-¿Sí?... Vale... Claro, ahora vamos allí- colgó el móvil y me miró-. Dice Niall que vayamos a cenar todos juntos, bueno, obviando a Louis que tiene una cita- rió.
Cenamos entre risas y nos vamos a dormir. Fue una noche larga y de insomnio. Era como si tuviese algo que no me dejase en paz.